Connect with us

Coronavirus

Abuelitos no fueron a vacunarse por no tener quién los lleve a los centros de vacunación.

IRONÍA. En elecciones, los llevan en ancas y ahora los abuelitos no tienen forma de ir a vacunatorios. DESCENSO. Desde el lunes 31, vacunarán a nacidos hasta 1959, de acuerdo a terminación de la cédula.

Casi el 80% de los abuelitos que se registraron no fue a vacunarse por no tener quién los lleve a los centros de vacunación anti-Covid.

Este dato revelador resultó de la encuesta efectuada por Vigilancia de la Salud a más de 500 adultos mayores que figuran como inscriptos en vacuna.gov.py, pero que aún no acudieron a los vacunatorios.

El doctor Guillermo Sequera, director de Vigilancia, reveló que la mayoría de los abuelitos quiere vacunarse, pero no tienen forma de llegar. “En este grupo de gente mayor, el 79% que estaba inscrito y no se vacunó dijo que sí quiere, tan pronto como se pueda”, indicó. Esto corresponde a personas encamadas, a gente que no tiene quién le lleve o porque el vacunatorio está alejado.

“Esto como comunidad tenemos que coordinar y articular: Las parroquias, los clubes de barrio; a ver si nos ponemos las pilas y les ayudamos a nuestros abuelitos del barrio”, lanzó el epidemiólogo.

Una triste paradoja, en momentos en que apremia inmunizarse contra el Covid-19, ya que en época electoral toda la maquinaria de los partidos políticos se movilizan para arrear gente –a los mayores hasta en ancas los llevan– para acudir a los centros de votación. Ahora, el grueso de los abuelitos está olvidado a su suerte, sin capacidad de ir por sus propios medios a vacunarse.

Del sondeo, el 8% que sí, se quiere vacunar aunque va a esperar todavía. “Prefiere ver el efecto en otras personas; quieren ver todavía si sobreviven todos los que se vacunan y ahí recién se van a decidir. O porque tuvo Covid recientemente; estamos escuchando mucho ese argumento”, apuntó las dos razones del porqué posponen vacunarse.

En contrapartida, solo 14% de los consultados no quiere vacunarse. En este caso, se inscribió o le inscribieron, pero no quiere aplicarse porque tiene miedo a los efectos adversos. En ese grupo, hay gente que no confía en las vacunas porque aún están en fase de experimentación o creen que “es todo mentira” la pandemia del nuevo coronavirus.

“Hay que insistir más y es un mea culpa nuestro de explicar más y mejor la calidad y la seguridad que tenemos en el país y que circulan en el mundo prácticamente”, sostuvo Sequera respecto a la estrategia que deben seguir para contrarrestar las posturas negacionistas ante el virus.

62 años o por cumplir. Ante la notoria incomparecencia de los abuelitos de 70 años para arriba, desde el Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI) se decidió ir desescalando en el límite de edad para acceder a la primera dosis. Siempre teniendo presente la cantidad de vacunas disponibles.

A partir del lunes 31 de mayo, vacunarán también a las personas nacidas hasta el año 1959, según la terminación del número de cédula de identidad (ver infografía).

Esto incluye a los adultos a partir de 62 años cumplidos o por cumplir este año. El Dr. Héctor Castro, director del PAI, indicó que son más de 112.000 personas –de dicha franja de edad– que están registradas.

“Nos encantaría llegar hasta 60 años, pero es un riesgo enorme bajar hasta esa edad con la disponibilidad de vacunas porque no queremos que exista una expectativa que no sea correspondida”, afirmó. Recién cuando lleguen las 100.000 dosis de Moderna evaluarán bajar unos peldaños más en el rango de edad.

Fuente: ULTIMA HORA

Total Page Visits: 19 - Today Page Visits: 1
Continue Reading
Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.